Las vistas más bonitas de la Cuenca de Arcachon

La cuenca de Arcachon es un pequeño rincón del paraíso que ofrece algunos de los paisajes más bellos de Francia. Desde la Duna del Pilat hasta la punta del Cabo Hurón, tendrás que mantener los ojos abiertos… Para que no te pierdas el espectáculo durante tu estancia.

Vistas al final de la tierra

En las alturas de La Corniche se esconde una escalera de madera que discurre por un bosque de pinos. Su posicionamiento ofrece una ubicación excepcional y un punto de vista increíble sobre la Cuenca, la Península del Cabo Ferret y el Banc d’Arguin. Al final del día cuando el sol se pone detrás del mar, usted tendrá la oportunidad de observar una variedad de colores pastel. Además de disfrutar de una magnífica vista a lo largo del paseo marítimo, la escalera Corniche ofrece la posibilidad de llegar directamente a la Duna del Pilat.

Vistas de la cuenca de Arcachon
La cuenca de Arcachon ofrece una variedad de vistas.

A pocos kilómetros se encuentra el Observatorio de Santa Cecilia. Una torre a una altura de veinticinco metros que fue construida en 1863. Así, en su cumbre, revela una impresionante vista de 360 grados de la ciudad de Arcachon en el telón de fondo del mar. También conecta las dunas de San Pablo y Santa Cecilia, a través del puente de San Pablo. El paseo tiene lugar sobre la ciudad de Winter y el parque morisco.

En el borde de una pasarela de madera, entre la tierra y el mar… El Muelle Thiers ofrece vistas despejadas a toda la cuenca. Situado no muy lejos del corazón de Arcachon, cruza la playa para pasar por alto el agua. También ofrece la posibilidad de tomar un barco para una excursión en mar abierto.

Puntos de observación para cumplir con la naturaleza

Clasificado como reserva natural nacional, el Banc d’Arguin es una joya natural de la Cuenca. Situado entre la punta del Cabo Ferret y al pie de la Duna del Pilat, se extiende por cuatro kilómetros. Para llegar allí tendrá que alquilar un barco. Allí, enclavado entre las aguas cristalinas y una fauna que es el hogar de las aves, disfrutar de un momento suspendido en el tiempo.

Apodada la octava maravilla del mundo por algunos, la Duna del Pilat, la duna más alta de Europa, ofrece un espectáculo impresionante. Tiene ciento siete metros de altura. Ya sea el amanecer o la puesta de sol, el entorno idílico deleita a todos los curiosos. La decoración es rica, especialmente con una vista de 360 grados de la cuenca y el bosque de las Landas de Vizcaya.

Por último, para una vista que se puede disfrutar durante todo el día, la playa de Pereire es ideal. En marea baja, muchas aves vienen a tierra para beber tranquilamente y se dibujan bancos de arena. Esta playa en realidad es una de las más grandes de Arcachon. Además, tiene vistas a la península del Cabo Ferret. Se ofrecen muchas actividades, como la posibilidad de montar en bicicleta, pero también para caminar allí.

La Cuenca de Arcachon es entonces un remanso de paz donde la naturaleza se pone en un espectáculo para el placer de los ojos. De hecho, al final de un paseo es necesariamente un panorama impresionante.